jueves, 19 de julio de 2018

Confía en ti y los cambios se darán


Bueno, esta publicación es muy importante para mi y para Karina. Ella es la chica que me dio el empujón para aplicar mis conocimientos en nutrición. Hizo que confiara en mi y en las capacidades que ya tenía para ayudar a otras personas, pero todo esto sin ella saberlo.
Se preguntarán, ¿cómo lo hizo?
Pues bien, ustedes recuerdan hace unos meses que les contaba por las historias de Instagram que una chica que me seguía desde el primer momento me comentaba que ella creía que estaba destinada a estar gorda porque lo había intentado, pero parecía que las cosas no iban a su favor. Pues tras aquella conversación en la que yo le decía que nadie estaba destinado a nada, que aquí cada uno escribe su propia historia, pues pensé toda la noche como esta mujer iba a pensar aquello. Yo no podía quedarme quieta. Una parte de mi decía: ¡ayúdala! Ya tu lo hiciste contigo sin tantos conocimientos, pero la otra parte decía: ¡no! Aún te queda mucho que aprender. Era cierto, pero cogí y le escribí.
Le propuse ayudarla y que de alguna manera ella me ayudara a mi.
Empecé a asesorarla. Tenía miedo porque una cosa era tener conocimientos para aplicarlos en mi, pero ver que tenía las herramientas y quedarme quieta no estaba en mi persona. Al principio de pasarle su dieta ella fue a su médico para recoger unas analíticas y le enseñó la dieta al médico. El doctor le dijo que la dieta estaba muy bien, que era para aprender a comer correctamente y bajar de peso poco a poco y que había decidido no mandarla al endocrino. Cuando ella me lo contó sentí una seguridad increíble y el miedo se fue a tomar viento. Ya me corroboré a mí misma que estaba haciendo lo correcto, por lo que seguimos trabajando ambas en silencio.
Al mes de estar ya trabajando juntas, ella me confiesa que está un poco emocionalmente sensible. Que piensa que quizás si adelgaza no se va a gustar. Y le dije: “Fíjate como es la mente, primero te decía que estabas destinada a estar gorda y ahora te ve capaz, pero como no quiere salir de la zona de confort te lleva al extremo. Ella me dio la razón, me dijo que no lo había pensado pero que estaba en lo cierto.
Por eso me encanta el mundo del coaching deportivo. Yo he vivido estos procesos en donde la mente te la juega, sobre todo cuando pasas de etapa de volumen a definición, pero me encanta desafiar a mi mente XD
Y es por ello que decidí formarme como entrenadora personal, pues considero que el papel del entrenador debe ir más allá de mandarte unos ejercicios, una dieta… Tiene que ser alguien que haya pasado por lo mismo que tú, que sea capaz de hacerte reflexionar y motivarte. Así que, gracias Karina por llevarme más allá de mis miedos e inseguridades, por hacerme ver que es muy gratificante poder ayudar a personas que han tenido los mismos problemas que uno y por impulsarme con todo esto para seguir formándome, pero, sobre todo, gracias por confiar en mi, tú y tu familia.
Hoy queremos dar la cara a este proyecto pues creemos que puede servir de inspiración para otros que estén en una situación similar, y piensen este tipo de cosas. Que vean que todo se puede en la medida que tu te impliques y con las herramientas necesarias.
En las imágenes podrán ver como ha cambiado desde abril hasta julio. Ha pasado de 128,1kg a 110kg y no ha pasado hambre; por el contrario, me dice que es mucha comida XD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario