domingo, 22 de abril de 2018

Entonces comprendí...


Esta publicación muestra un lado muy personal de mi vida, pero a la vez es motivador. En el mismo les voy a contar como durante un tiempo viví supeditada a responsabilidades que no me correspondían, vivía para otros. En ese tiempo creía que no había más  que trabajar y pagar facturas, no había ilusión y, por supuesto, no conocía ese sentimiento de felicidad sino emociones inestables.
Hasta que un día comprendí que tenía que cortar de raíz con esta actitud, que no podía vivir por ni para otros, que  si aprobaban o desaprobaban lo que hacía me tenía que importar bien poco.
Comprendí que la gente siempre va a opinar, siempre tienen que hablar y nunca se va a satisfacer a todos, pero a quien tenía que agradar era a una sola persona, la más importe de mi vida, a mí.
Porque nadie va a vivir mi vida, no puedo dejar pasar los días del calendario sin más cada uno de los días son oportunidades que no puedo dejar pasar y es que aunque hay días que puedan parecer monótonos, intento ver la grandeza de las pequeñas cosas cotidianas como: pasear por la playa, sentarme en un parque a leer, observar a la gente, rodearme de mis seres queridos y, sobre todo, hacer lo que me plazca en cada momento porque de eso se trata de vivir intensamente.
Comprendí que no puedo esperar que las personas actúen como lo haría yo. Asimismo, comprendí que hay que aprender a soltar situaciones, personas,... para seguir avanzando porque detrás de cada situación hay una oportunidad, una lección para crecer y seguir superándome.
Hoy día puedo decir que siento una felicidad real que es constante, que la misma viene de un equilibrio que se inicia desde el interior hacia fuera.Y es que cuando te das cuenta de todo lo que te rodea, del poder que reside en cada uno de nosotros, es entonces cuando vemos lo afortunados que somos porque todo depende de la importancia que le demos a las cosas. Así que como dice la imagen: Atrévete a vivir tu propia aventura recordando que vida solo hay una y nadie la va a vivir por ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario