domingo, 25 de febrero de 2018

Pollo al curri con piña

¡Buenas tardes! Hoy les traigo una receta que como ya les adelanté por Instagram, no se iba a tratar de una receta golosa que es a lo que están acostumbrados, sino de una receta perfecta para almorzar más variado. Esta propuesta contiene curri, una combinación de especias que actúa como antioxidante y antiinflamatorio natural. También, contiene piña, que tiene propiedades digestivas y antiinflamatorias, pero sobre todo su consumo es beneficioso por su función diurética y desintoxicante.


Ingredientes 

  • Pechuga de pollo 500g.
  • 1 cebolla.
  • 4 rodajas de piña en su jugo (reservar el jugo de la piña). 
  • Curri en polvo (al gusto). 
  • Tomillo (al gusto). 
  • Aceite de oliva. 

Elaboración

En primer lugar, troceamos la pechuga en cubitos y la colocamos en un bol para rociar por encima dos cucharadas soperas de aceite de oliva y el curri al gusto. Lo mezclaremos todo bien con las manos para que el marinado impregne toda la pechuga. A continuación, cubrimos el bol con papel film y lo dejamos reposar en el frigorífico para que marine durante un mínimo de 30 minutos, pero entre más tiempo lo dejemos reposar, más cogerá el sabor al curri. 

Una vez pasado el tiempo, picamos la cebolla. Mientras, ponemos una sartén con una cucharada sopera de aceite. Cuando el aceite coja temperatura agregaremos la pechuga, que iremos moviendo de vez en cuando para que se haga bien por todos lados. Cuando veamos que a la pechuga le falta poco para estar en su punto, agregamos la cebolla y espolvoreamos el tomillo por encima. Seguimos cocinando a fuego bajo hasta que veamos que la cebolla se ha pochado, momento en el que agregaremos la piña que previamente hemos troceado. También añadimos un poco del jugo de la piña y removemos unos minutos más. 

Ya tendríamos nuestra receta lista para comer. Si se fijan en la foto, yo he decidido acompañar la receta con un poco de cuscús con verduras, que en este caso tenía preparado con brócoli y pimientos.

Espero que se animen a hacer esta receta. No se olviden de usar el hashtag #lamultipowerdemaca y etiquetarme si deciden hacer la receta o se inspiran en ella para algún almuerzo. Y ya saben, comer sano no tiene porque ser monótono ni soso, solo se trata de ponerle un poco de imaginación. 

domingo, 18 de febrero de 2018

¿Qué es el progreso?

A mi alrededor veo muchas personas que se impacientan y se obsesionan con las cifras de la báscula. Yo también pasé por ello en múltiples ocasiones, creía que el éxito estaba en bajar de peso, que comiendo ensaladas y asistiendo a clases donde se trabajaba de manera aeróbica-anaeróbica ya estaba  haciendo todo lo necesario.


Entre semana hacía las cosas "bien" y comía "sano", pero llegaba el fin de semana y me permitía de todo... Pero no. Ese no era el camino correcto. Esa forma de actuar solo me traía frustración y desequilibrio, tanto psicológico como hormonal. Así que con estos pensamientos es lógico que durara en el gimnasio lo que un niño sentado en una juguetería.

Todo esto me hacía caer en un círculo vicioso de cuidarme de forma vaga, descuidarme y vuelta a empezar, hasta que un día me senté a meditar: ya estaba teniendo problemas de salud como hipertensión, colesterol y sobrepeso, así que decidí que debía hacer un cambio en mi vida.

¿Tenía que llegar a eso para empezar a cuidarme? ¿Para preocuparme por mi salud? Si siendo joven no era capaz de poner remedio a esos problemas, ¿qué pasaría si dejaba pasar el tiempo y que todo fuera a más? 

Estos eran algunos de los pensamientos que me rondaron en ese momento, ese momento de inflexión en mi vida en el que decidí reeducar mi alimentación leyendo y preguntando a mi hermano (que esta vez no me empezó a ayudar desde el principio porque estaba harto de que acudiera a él y luego sus consejos cayeran en saco roto). Así que esta vez tenía que demostrarme a mí misma que podía mirar por mi salud, porque de eso se trata de comprometerte contigo mismo.


Y ¡voilà! de una imagen a otra han transcurrido 2 años y medio. Ha sido muchísimo tiempo de aprendizaje, entrenamiento y constancia, pero sobre todo de quererme y preocuparme por darme lo mejor. Porque vida solo hay una, y para vivirla necesitamos cuidar ese regalo que nos ha dado la naturaleza que es nuestro cuerpo.

Si estás leyendo esto quiero decirte que te cuides, que no te obsesiones con los números que marca la báscula, porque ¿qué pasará cuando llegues a tu meta de peso? ¿Te dejarás de cuidar? Haz de esto un estilo de vida saludable, lucha para que tu cuerpo se mantenga sano y fuerte, que eso sea tu prioridad y no un número. Porque además, el peso es algo muy relativo. No todo el mundo es consciente de ello, pero no es lo mismo pesar 60 kilos cuando te ejercitas y cuando no, porque no es lo mismo pesar eso teniendo un alto índice de grasa que de masa muscular .

Otra cosa que quiero dejar claro es que los cambios son lentos. No busques resultados rápidos ni eliminar grasa localizada como la del temido flotador, porque las cosas bien hechas requieren tiempo y dedicación. En esto no hay dietas milagros ni varitas mágicas, que no te vendan el cuento. Tampoco tienes que pasar hambre, a muchos nos pasa que desde que empezamos a cuidarnos comemos más y mejor de lo que comíamos antes. Así que no dejes que te vendan humo.

Y ya para concluir, si tuviera que definir qué es el progreso, lo definiría en tres palabras:

DATE LO MEJOR.

martes, 13 de febrero de 2018

Bombones rellenos de crema de naranja

¡Buenas tardes! Aquí les traigo otros bombones, así que no se pueden quejar de que este San Valentín no tienen opciones para todos los gustos.

Ingredientes

  • 250g de chocolate negro 72% de cacao 
  • 150g de queso fresco batido 0% materia grasa. 
  • 15g de stevia. 
  • 25 ml de zumo de naranja. 
  • La ralladura de media naranja. 
  • 50ml de leche sin lactosa.
  • 3 láminas de gelatina neutra. 
  • 20g de aceite de coco. 

Elaboración

En primer lugar, que vamos es derretir el chocolate con e aceite de coco en un cazo a fuego lento. Una vez derretido, pasamos a rellenar nuestro molde para bombones (pero no hasta arriba menos de la mitad), damos unos golpecitos para que no queden burbujas y lo meteremos en la nevera para que solidifique la capa exterior. A continuación, pondremos en un cazo el queso fresco batido, el zumo, la ralladura, la leche y la stevia; iremos removiendo y cuando ya tengamos una masa homogénea, agregamos las láminas de gelatina que previamente hemos hidratado en agua unos minutos y escurrido. Una vez estén totalmente incorporadas, retiramos el cazo del fuego y pasamos a terminar de rellenar los moldes. Dejamos reposar en la nevera durante 40 minutos y terminamos de rellenar con más mezcla de chocolate.
Espero que hagan algunas de las recetas que tienen donde elegir. Así que mañana quiero ver que me etiquetan o usan el hashtag #lamultipowerdemaca en alguna de ellas eh😜 

lunes, 12 de febrero de 2018

Bombones de almendra y cacahuete

¡Buenas tardes! Por aquí les traigo otra receta por San Valentín, aunque también pueden hacerla para esos días en que queremos mimarnos o si sentimos una ansiedad por dulce terrible. Ya que estos bombones también son bastantes saciantes por lo que para esos días que estamos ansiosos nos vienen muy bien, porque con dos te quedas satisfecho. Sin más les dejo la receta.

Ingredientes 

  • 1 cup de mantequilla de cacahuete. 
  • 1 cup de harina de almendra. 
  • 1 y ⅓ cup de sirope de agave. 
  • 12 gotitas de saborizante de vainilla (yo uso el Flavdrops de Myprotein) o una cucharadita de esencia de vainilla. 
  • 1 tableta de chocolate negro 72% de cacao. 
  • 20g de aceite de coco. 

Elaboración

En primer lugar, vertemos en un bol la mantequila de cacahuete, la harina de almendra, el sirope y las gotitas de vainilla. Amasaremos bien con las manos hasta formar una masa sólida y con ella formamos bolas del tamaño que más nos guste o darle otra forma como en mi caso que usé un molde metálico de forma de corazón. Meteremos las bolas en el congelador durante una hora. Mientras tanto, derretiremos el chocolate junto con el aceite de coco en un cazo. Cuando saquemos las bolas del congelador, las bañaremos en chocolate con la ayuda de dos cucharas y las colocaremos en un tupper con papel vegetal en el fondo. Llevamos nuestros bombones de nuevo al congelador y los sacaremos con 40 minutos de antelación cuando queramos consumirlos.
Espero que se animen hacer esta receta, porque regalar alimentos de calidad es una buena forma de querer, ¿no creen?. Estos bombones también fueron degustados en el taller que di en Navidad en Factoría Fitness,  y muchos me dijeron que les habían encantado. Si se animan, díganme en Instagram qué les parecen.


domingo, 11 de febrero de 2018

Bombones chocobanut

¡Buenas chicos! Como ya les comenté por Instagram, la Multipower se va a centrar en el dulce unos días para celebrar San Valentín, porque llevar un estilo saludable de vida no significa que tengamos que rechazar a ciertas fiestas (y menos la fiesta del amor y la amistad, que sabemos que sabe mejor con chocolate de por medio). 

Hoy les traigo unos bombones que pueden disfrutar y regalar a algún ser querido en estas fechas para no tener que recurrir a bombones ultraprocesados cargados de  azúcares. Regalar alimentos de calidad también es una forma de mimar a los que queremos ❤️.

Ingredientes para el relleno

  • 250g de mantequilla de cacahuete. 
  • 1 cucharada sopera de cacao puro 0% azúcares añadidos. 
  • 20g stevia granulada (o cantidad al gusto). 
  • 1 plátano. 

Ingredientes para la cobertura

  • 20g de aceite de coco. 
  • 170g de chocolate negro 72% de cacao. 

Elaboración

En primer lugar, pondremos todos los ingredientes en un bol y los mezclaremos con las manos, así que te recomiendo que las untes en aceite de oliva o de coco antes para que no se te pegue la masa a las manos. Una vez que tengamos una masa homogénea formaremos con ella una gran bola y la reservaremos para más tarde. 

A continuación, pasamos a derretir los ingredientes de la cobertura en un cazo (también se puede hacer en microondas, pero yo lo prefiero así). Cuando tengamos los ingredientes derretidos verteremos un poco de la cobertura en el molde para bombones, le daremos unos golpecitos para que no se formen burbujas y con ayuda de una cuchara iremos añadiendo masa a cada hueco del molde. Una vez estén rellenos, volveremos a poner el chocolate de cobertura por encima y los pondremos en el congelador un mínimo de 2 horas.

Estos bombones se pueden conservar en el congelador o en la nevera, aunque les aconsejo dejarlos en el congelador hasta justo antes de comerlos, sacándolos unos 40 minutos antes estarán perfectos.

Espero que se animen hacer esta receta, les aseguro que no se arrepentirán. Estos bombones fueron los que más gustaron en el taller que di en Navidad en Factoría Fitness, lo llevé como regalo para los asistentes y muchos me dijeron que les habían encantado. Si se animan, díganme en Instagram qué les parecen.

sábado, 10 de febrero de 2018

Tarta choco-proteica

¡Buenas chicos! Por aquí les traigo una receta por San Valentín, la cual, tiene todos los ingredientes perfectos para ser el postre de esa cita romántica tan esperada ya que contiene chocolate y proteína. Sin más, les dejo con toda la información de la receta.

Ingredientes

  • 100g de harina de avena de sabor chocolate blanco. 
  • 80-100ml de leche sin lactosa. 
  • 300g de queso fresco batido 0% materia grasa. 
  • 6 láminas de gelatina neutra. 
  • 20g de aceite de coco. 
  • 125g de chocolate negro 72% de cacao. 
  • 75g chocolate con leche endulzado con stevia. 
  • 40g de stevia granulada. 
  • 300g de queso blanco light pasteurizado. 
  • 20g de proteina whey de sabor chocolate. 
  • Fideos de chocolate (para el topping). 

Elaboración

Lo primero de todo es precalentar el horno a 200ºC durante al menos 10 minutos. Para la preparación de la base, en un bol pondremos la harina de avena y la leche hasta formar una masa con una consistencia pastosa, ni muy líquida ni muy espesa. La pondremos en el fondo de un molde y la metemos en el horno durante 15 minutos. 

Mientras se hornea la base, pasamos a poner en un cazo 20g de aceite de coco, el chocolate negro troceado y 50g del chocolate con leche, 150g del queso fresco batido y 150g del queso light pasteurizado; lo iremos mezclando bien a fuego lento. Por otro lado, pondremos dos recipientes con agua y agregaremos en cada uno tres láminas de gelatina neutra para que se vayan hidratando.

Un vez que tengamos una mezcla liquida, agregaremos tres de las láminas de gelatina que habíamos hidratado bien escurridas, removemos y unas vez la mezcla se vea homogénea de nuevo la retiraremos del fuego. Vertemos por encima de la base que habíamos hecho previamente esta mezcla y meteremos el molde en la nevera mientras hacemos el siguiente piso de nuestra tarta.

En un paso muy similar al anterior, verteremos en un cazo a fuego lento 150g de queso fresco batido, 150g del queso light, 20g de stevia y 25g de chocolate con leche; mezclaremos bien y cuando ya tengamos una mezcla liquida agregaremos la proteína, volveremos a integrar bien y por último agregamos las otras tres láminas de gelatina bien escurridas. Cuando la mezcla sea homogénea la retiraremos del fuego y cuando atempere un poco la verteremos en el molde que teníamos en la nevera, sobre la capa anterior. Ahora solo nos falta dejar que repose en la nevera un mínimo de 4h. Mi consejo es que la hagan por la noche para que así repose más de 8h, y por la mañana solo faltaría decorarla con fideos de chocolate.
Espero que se animen a hacer esta receta.De modo que  no se olviden de usar el hastag #lamultipowerdemaca o etiquetarme. También, quiero recordarles que mañana publicaré otra receta por San Valentín así que estén atentos.

jueves, 8 de febrero de 2018

Aniversario del blog

¡Buenas tardes chicos! Ayer trabajando en el blog me percaté de que ya hace un año de esta aventura. Un año desde que le di forma a este proyecto del que estoy muy contenta y orgullosa,porque estoy ayudando a muchas personas y esa es la idea del mismo.
Que mejor manera de celebrar este acontecimiento haciendo lo que te gusta y  en familia. De modo que les dejo esta foto porque simboliza eso mismo y sobre todo que gracias a @fran_ramirez_bb estoy aquí, porque me transmitió y me transmite  esta pasión por este deporte. Gracias a todos y por muchos años más de blog, recetas, talleres y más proyectos💓😘💓

domingo, 4 de febrero de 2018

Queso almendrado con frutos rojos



¡Buenas tardes! Hoy les traigo este plato que elaboré para comida familiar en la que mi madre me comentó que tenía antojo de comer queso frito y me puse a pensar una alternativa más saludable y voilá.




Ingredientes


  •  1 Queso tierno o queso fresco de burgos
  •  Harina de almendra (o almendra molida).
  • Canela.
  • 1 huevo.
  • Almendra en cubitos.

Para la mermelada de frutas roja


  •  200g de frutas rojas congeladas.
  • 2 láminas de gelatina neutra.
  • 1 cuchara sopera de miel (o sirope de agave).
  •  ½ limón.




Elaboración

En primer lugar troceamos el queso en triángulo. Luego, cogemos el huevo lo rompemos y lo vertemos en un plato, le agregamos la canela y batimos. En otro plato, agregamos la harina y la almendra en cubitos. A continuación, bañaremos cada trozo de queso en el huevo y luego lo rebozamos en la harina y almendra en cubitos para que que tenga un toque crujiente. Después, dejamos reposar 30 minutos o varias horas en la nevera tapado con papel film. Una vez pasado este tiempo, precalentamos el horno a 200ºC durante 10 minutos. Mientras, disponemos las piezas de queso sobre un papel vegetal que colocamos sobre la bandeja del horno y horneamos durante unos 10-15 minutos hasta que se hayan dorado bien.

A continuación, pasamos a elaborar la mermelada . Para ello, depositamos las frutas rojas en un cazo a fuego lento, le agregamos la cucharada de miel y el zumo de medio limón. Cocinamos hasta que la mezcla adquiera la textura deseada. Por otro lado, colocamos las láminas de gelatina en agua fría para que se hidraten, y una vez estén blandas, las agregamos a nuestra mermelada mientras todavía está caliente; removemos hasta que la gelatina se disuelva por completo. Finalmente, dejamos enfriar la mezcla a temperatura ambiente y ya está lista para bañar nuestro queso almendrado en ella.

Espero que les haya gustado y que se animen a hacerlo, puede ser un buen entrante en una comida con familia, amigos... Así que si se animan a hacerla no se olviden usar el hastag #lamultipowerdemaca. 

sábado, 3 de febrero de 2018

Consejos para viajar sin dejar de ser fitness

¡Buenas tardes! Como ya les dije por Instagram este post viene en relación a cómo me las ingenié para seguir con mi estilo saludable en mi viaje a Madrid.
Como siempre les digo, la organización es fundamental. Una vez teniendo esto claro paso a decirles los pasos que sigo:

1. Una vez elijo el sitio donde me hospedo busco supermercados cercanos para así una vez esté allí ir a tiro hecho y comprar las cosas que necesito para mi dieta.

2. Si en donde me hospedo no me incluye desayuno me llevo desde casa para esos días unos bizcochos que duran 3 días perfectamente.

3. ¿Qué llevo en el bolso para el avión? Pues llevo frutos secos, monodosis de batidos de proteínas, pechuga de pavo en tapper y tortitas de arroz, o un sándwich de pavo...

Aunque yo en mi último viaje lo que me llevé, porque es lo que tengo en mi dieta pautada, era arroz y pollo en un tapper en el equipaje de mano. No me dijeron nada, mientras lo que lleves sea sólido no hay problema.

4. Finalmente, harás alguna comida en un restaurante, por lo que toma un decisión acertada e inteligente. Con esto quiero decir que opten por un plato equilibrado que contenga hidratos de carbonos ricos en fibra y una fuente de proteínas. Evita las salsas y postres pecaminosos 😜.



Estos son los trucos que llevo a cabo cada vez que me voy de vacaciones para no romper con mi rutina y mis hábitos.Ya que cuando es un estilo de vida no hay descanso que valga.

Espero que este post les haya servido de ayuda. Aunque, es breve creo que es bastante claro y puede ayudarles a muchos que se inician en un estilo de vida más saludable y sobre todo a quitarles el "no puedo " o "es que es dificil" seguir la dieta en vacaciones.

Ah! No olviden de dejar  hueco en la maleta  para alguna de las comidas 😉