domingo, 28 de mayo de 2017

Galletas de avena y fresas

¡Hola a todos! Como anunciaba ayer por Instagram, hoy les traigo nueva receta. Se trata de unas galletas muy ricas y saludables, perfectas para desayunar o merendar. Pero eso sí, las cantidades dependerán de nuestras necesidades calóricas, les aconsejo no comer más de tres galletas si están en mantenimiento.


Ingredientes 

  • 100g de copos de avena. 
  • 50g de harina de avena (o cualquier otra integral, de arroz o de espelta). 
  • 15g de stevia granulada. 
  • 1 huevo. 
  • 50 ml de aceite de oliva. 
  • 12 gotitas de saborizante de vainilla (yo uso el Flavdrops de Myprotein). 
  • 30g de fresas. 

Elaboración

Metemos en un bol el huevo y lo mezclamos con la stevia. Añadimos la vainilla, el aceite, la harina, los copos de avena y las fresas que previamente hemos lavado y troceado; mezclamos todo bien hasta que nos quede una mezcla homogénea y tendremos la masa lista para darles forma de bola con las manos, para lo que les aconsejo que se pongan un poco de aceite de oliva o de coco para que no se les pegue la masa en las manos y les sea más fácil darles formas a las galletas sin armar un estropicio.

Cogeremos las bolitas que hemos formado y las aplastaremos un poco sobre una bandeja de horno que habremos cubierto con papel vegetal para poder despegarlas bien luego sin necesidad de utilizar aceite extra. Las hornearemos entre 10-15 minutos (siempre vigilando para que no se quemen) en el horno precalentado a 200º. Sabremos que están listas cuando los bordes de las galletas estén dorados, y lo ideal es dejarlas enfriar sobre una rejilla para que la base de las galletas no se humedezca y se queden chiclosas.

Espero que les guste la receta y que la hagan en casa. Si es así, me encantaría que subieran una foto a Instagram y que usaran el hashtag #lamultipowerdemaca para poder verlo, como ha hecho este seguidor del blog que ya ha hecho la receta:


Y tú, ¿a qué esperas?

lunes, 22 de mayo de 2017

Pastel de chocolate


¡Buenas tardes! Ya tienen por aquí la receta de la que les llevaba hablando un par de días por Instagram. Se trata de una receta "dulce", que sé que a la gente que me lee por aquí es lo que más le gusta, y además me ha venido muy bien porque en esta época de exámenes el antojo de algo dulce ha sido brutal y una manera de combatirlo ha sido el crear esta receta deliciosa baja en calorías. 

Antes de pasar a la elaboración me gustaría hablarles un poco de los beneficios del chocolate negro, que es el más saludable para nuestro cuerpo. Algunos de sus beneficios son los siguientes: rico en antioxidantes, nos que ayuda a mejorar la función cognitiva a través del flujo sanguíneo, reduce el estrés debido al ácido valerico, fuente de minerales como potasio, hierro, calcio y magnesio.

Ingredientes

  • 250g queso fresco batido 0% materia grasa. 
  • 1 scoop de proteína isolada sabor chocolate. 
  • 6 láminas de gelatina. 

Ingredientes para el topping de choco-nut

  • 80g de cacahuete triturado. 
  • 1 cucharada de cacao 0% azúcares añadidos. 
  • 12 gotitas de saborizante de vainilla (yo uso el Flavdrops de Myprotein). 
  • Agua.

Elaboración

En primer lugar. colocaremos las láminas de gelatina en agua durante 15 minutos. Mientras, vertemos el queso fresco batido en un cazo que pondremos a fuego lento; cuando veamos que el queso ha adquirido una consistencia líquida agregamos los 3 scoop de proteína y las láminas de gelatina (con el agua de hidratarlas para que aligere la mezcla) y removemos hasta que se quede una mezcla homogénea. Lo retiramos del fuego y echamos la mezcla en un molde de nuestro gusto que dejaremos enfriar en la nevera durante al menos 4 horas.

Una vez pasadas esas 4 horas, sacamos la base del pastel del frigorífico y pasamos a elaborar el topping. Colocaremos por encima los cacahuetes que previamente hemos pelado y triturado. Si como yo no tienes trituradora, puedes meter los cacahuetes en una bolsa para congelación (que viene con cierre hermético) y aplastar los cacahuetes muy bien con un rodillo o lo que tengas por casa.

Por otro lado, en un bol agregamos la cucharada de cacao con dos o tres cucharadas de agua, removemos bien y añadimos las 12 gotitas de saborizante, aunque este proceso es un poco a ojo. Lo ideal es que la mezcla no quede ni muy líquida ni muy espesa. Cuando ha alcanzado la consistencia que queremos lo vertemos por encima de los cacahuetes haciendo una forma que nos guste, en mi caso la hice en zigzag.

Espero que les guste la receta y que la hagan en casa. Si es así, me encantaría que subieran una foto a Instagram y que usaran el hashtag #lamultipowerdemaca para poder verlo. ¡Muchas gracias! ¡Y mucha suerte a todos los universitarios que estén con exámenes!

domingo, 14 de mayo de 2017

Mis complejos se convirtieron en mi fuerza

¡Buenas tardes! Como pueden ver por el título, la publicación de hoy no se trata de una receta, pero es algo que me apetecía compartir con ustedes a pesar de ser íntimo. 

Quiero hablarles de cuáles fueron mis sensaciones aquellas primeras veces que entré en un gimnasio, sintiéndome patosa, imaginando que todo el mundo me miraba, sintiendo vergüenza de acudir al monitor para pedirle ayuda… Y ya cuando me tocaba acudir a la zona de las mancuernas (que siempre está repleta de chicos) no quiero ni contarles lo mal que lo pasaba. A día de hoy miro atrás y sonrío recordando todo esto. Es curioso ver cómo todo nos afecta en la medida que nosotros le damos importancia. Porque todos esos pensamientos recurrentes que tenía sobre ser el foco constante de miradas y demás sentimientos negativos no eran más que reflejo de mis complejos e inseguridades. 

¿Qué hice para cambiarlo? Concentrarme en mi verdadero objetivo, que era sentirme bien conmigo misma, cambiar mi aspecto y sobre todo llevar una vida más saludable. Si quería conseguirlo, tenía que enfrentarme inevitablemente a todos esos complejos. Tenía que cambiar el chip y darme cuenta de que nadie me miraba, enfrentarme a esos pensamientos negativos que rondaban mi cabeza diciendo “no puedo”, “lo esto haciendo mal”, “me están mirando continuamente” y convertirlos en pensamientos “sí que puedo entrenar”, “no pasa nada si cometo errores, estoy aprendiendo” y “nadie está mirando”. 

Nuestra mente es como un músculo que hay que entrenar; cuando sufrimos situaciones de mucho estrés (o simplemente por el ajetreo de nuestro día a día) nuestra mente tiende a ser negativa, pero si nos concentramos en lo positivo y nos educamos para que así sea, tendremos a nuestro mejor aliado. ¿Cómo hacerlo? Pues parándonos a pensar qué es lo que queremos y dedicándonos el tiempo que necesitemos para conseguirlo y así ser felices con nosotros mismos. Esa es la verdadera clave todo y lo demás es pasajero, tanto los bienes materiales como las personas. Por eso siempre hago hincapié en la importancia de estar en paz con nuestro cuerpo y querernos a nosotros mismos

Les cuento esto porque creo que puede haber muchas personas estén pasando por esos momentos como yo en su día, y esperando que mi experiencia les pueda ayudar. Como dije en mis primeras publicaciones, soy una chica normal que como tú un día quise cambiar mi estilo de vida. No tengo un cuerpo de modelo ni soy atleta profesional, pero todo es posible en la medida en que tú lo creas, porque con constancia y trabajo duro todo se puede lograr. Y ya no sólo en el mundo fitness, sino en cualquier aspecto de tu vida en que te propongas. 

Feliz tarde de domingo.

sábado, 6 de mayo de 2017

Bizcocho de plátano

¡Hola chicos! Aquí les traigo este bizcocho a base de plátano que puede servir como desayuno. Los plátanos tienen muchos beneficios, como reducir el colesterol, disminuir la presión arterial, mejorar el estado de ánimo y nos aporta energía de manera rápida, por lo que es ideal para empezar el día tras llevar numerosas horas sin alimentarnos.


Ingredientes

  • 40g de harina de avena.
  • 1 huevo entero. 
  • 5 claras de huevo. 
  • 125g de queso fresco batido 0% materia grasa. 
  • 8g de levadura. 
  • 1 plátano. 
  • Canela al gusto. 
  • 10 gotitas de saborizante de vainilla (yo uso el Flavdrops de Myprotein). 

Elaboración

En primer lugar, precalentamos el horno a 200ºC durante 10 minutos; en un bol agregamos todos los ingredientes salvo el plátano troceado. Mezclamos bien todos los ingredientes, batimos y vertemos la mezcla en un molde. Por último, agregamos el plátano troceado por encima, espolvoreamos la canela al gusto y directo al horno durante 20-25 minutos. El tiempo dependerá de cada horno, por lo que para asegurarnos de que está bien hecho pinchamos con un palillo, y si salen restos es que aún le falta un poco.

Como verán, me encantan los bizcochos para desayunar y siempre estoy e busca de recetas nuevas para no caer en la monotonía y comer siempre lo mismo. Espero que se animen a hacerlo, me dejen algún comentario y me mencionen en Instagram con el hastag #lamultipowerdemaca para que yo pueda verla. Y recuerden que llevar un estilo de vida saludable no tiene porque ser aburrido. ¡Muchas gracias!