martes, 21 de febrero de 2017

Strawberry cheesecake


¡Hola chicos! He visto que lo que más les gusta por aquí son los postres, así que hoy les traigo un tarta baja en calorías, rica y sana.

Ingredientes

  • 100g de harina de avena.
  • Leche.
  • 500g de queso batido 0% materia grasa. 
  • 10 láminas de gelatina neutra.
  • 10 gotas de saborizante de vainilla (yo uso el Flavdrops de Myprotein). 
  • Canela al gusto.

Para el topping de mermelada necesitaremos

  • 250g de fresas y frambuesas.
  • 2 láminas de gelatina neutra.
  • 1 cuchara sopera de miel.
  • ½ limón.

Elaboración

Lo primero de todo es precalentar el horno a 200ºC durante 10 minutos. Para la preparación de la base, en un bol agregamos la harina de avena, la canela y la leche al ojo hasta formar una pasta ni muy líquida ni muy espesa. Lo vertemos en el molde y lo metemos en el horno durante 15 minutos. Como habrán visto por anteriores recetas me chifla la canela y la uso sobre todo para darle sabor a mi harina de avena, ya que no está saborizada.

Aprovecharemos el tiempo de horneado para preparar el relleno; ponemos en agua las láminas de gelatina para que se hidraten y cuando estén listas las ponemos al fuego, removiendo constantemente mientras agregamos el queso batido y las gotitas de vainilla. Seguimos removiendo hasta que las láminas se deshagan completamente. Vertemos la preparación sobre la base de harina de avena que habíamos cocinado en el horno y lo dejamos enfriar todo a temperatura ambiente, para luego meterlo en el frigorífico durante al menos 4 horas.

A continuación, pasamos a elaborar el topping de mermelada para nuestra tarta. Para ello, troceamos las fresas y las depositamos junto con las frambuesas en un cazo a fuego lento, le agregamos la cucharada de miel y el zumo de medio limón. Cocinamos hasta que la mezcla adquiera la textura deseada. Por otro lado, colocamos las láminas de gelatina en agua fría para que se hidraten, y una vez estén blandas las agregamos a nuestra mermelada mientras todavía está caliente; removemos hasta que la gelatina se disuelva por completo. Al igual que con la tarta, dejamos enfríar la mezcla a temperatura ambiente y luego la guardamos en la nevera. Una vez pasadas las 4 horas, vertemos sobre la tarta el topping de mermelada y la tendremos lista para disfrutar.

¡Espero que les guste la receta, la pongan en práctica y me etiqueten en sus fotos de Instagram y Facebook para poder ver los resultados!

No hay comentarios:

Publicar un comentario